¿Quieres dar salida a tu excedente a través de las donaciones de alimentos? Este artículo va dirigido a todos aquellos distribuidores de alimentos que buscan nuevas formas de valorizar su excedente.

Y ante la pregunta de: ¿es fácil? Ya os avanzamos la respuesta: NO. La cadena de donación de alimentos puede ser compleja y fragmentada si no se trabaja con un intermediario y requiere de un gran esfuerzo y rigor administrativo. 

Y no solo eso, además de preocupaciones de carácter jurídico, las empresas distribuidoras de alimentos también son responsables de todas las operaciones relacionadas con los alimentos: tanto si se comercializan directamente a los consumidores, como si se redistribuyen a los más necesitados. Ya que las donaciones de alimentos se consideran una comercialización. Por lo que en muchas ocasiones, deciden optar por otras soluciones de gestión de excedente para evitar posibles daños a su reputación empresarial o de imagen causadas por alguna incidencia de seguridad alimentaria relacionada con la donación de alimentos.

Aunque en algunos países de la Unión Europea como Italia con la aprobación de la Legge 155/2003 o “Ley del Buen Samaritano”, se establecen acuerdos formales en los que la empresa deja de tener la responsabilidad sobre los productos en el momento en el que los entrega. En España, no funciona así y sigue siendo la empresa que dona, la responsable de garantizar la seguridad, trazabilidad e información al consumidor a lo largo de la cadena de redistribución de los alimentos.
A todo esto, se le suma la falta de asociaciones en ciertas partes del territorio nacional, la complejidad de la logística, la posibilidad de que las asociaciones no tengan capacidad de almacenamiento y la falta de conocimientos relativos a seguridad alimentaria entre los voluntarios que se ocupan finalmente de la redistribución de los alimentos.

¿Quieres que un experto en donaciones de alimentos te asesore?

Entonces, si soy un distribuidor de alimentos… ¿Cuáles son los pasos a seguir para darle valor al excedente a través de la  donación de alimentos?

1. Cumplir con los marcos de seguridad, calidad y reglamentarios

Los excedentes alimentarios se podrán distribuir siempre que sean aptos para el consumo humano y cumplan con todos los requisitos de seguridad de los alimentos, según lo especificado en las normas de la Unión Europea en materia de seguridad de alimentos e información alimentaria a los consumidores, así como las normas nacionales pertinentes. Tal y como se especifica en las Orientaciones de la UE sobre la donación de alimentos (2017/C 361/01): las operaciones que se relacionan con el suministro de alimentos, ya sean con o sin ánimo de lucro (como las donaciones de alimentos), se consideran una comercialización de alimentos, por lo que tienen que seguir las mismas normas de seguridad y calidad.

2. Buscar asociaciones cercanas

No en todos los rincones de España habrá entidades benéficas que puedan recibir el excedente alimentario. O quizá sí que las hay cerca, pero estas asociaciones no están declaradas de utilidad pública y, por lo tanto, no cumplen con los requisitos que establece la Ley 49/2002 y no darán derecho a practicar una deducción fiscal. 

3. Organizar las recogidas de los alimentos con las asociaciones

Cuando se encuentran asociaciones que cumplen con la Ley 49/2002 y que están cerca de nuestros puntos de venta/central, tocará organizar las recogidas. Cuadrar los horarios, el tipo de transporte necesario y asegurarse junto a las asociaciones, garantizar la correcta conservación de los alimentos para que se mantenga la cadena de frío y aplicar las prácticas correctas de higiene. 

Además, la mayoría de las organizaciones sin ánimo de lucro realizan la redistribución de alimentos gracias a voluntarios.  Por lo que el tiempo de dedicación a la redistribución de alimentos es limitado y ello puede generar dificultades para organizar y planificar la recogida y el transporte de los alimentos.

Podría pasar que las asociaciones no aceptaran las donaciones porque no tienen suficiente espacio de almacenamiento, pero también puede ocurrir que los alimentos no se correspondan con las necesidades de los destinatarios y deban declinarla.

¿Te ayudamos con el proceso de donaciones de alimentos?

4. Garantizar la trazabilidad de los productos donados

Las empresas distribuidoras de alimentos deben garantizar la trazabilidad de los productos en todas sus fases -incluida la donación de alimentos– para proteger a los consumidores de los riesgos asociados a la cadena de suministro y poder asegurar una seguridad alimentaria. Para una correcta trazabilidad, la empresa deberá conservar los registros con la siguiente información (de dos a cinco años):

  • Nombre y dirección del proveedor e identificación de los productos suministrados
  • Nombre y dirección del cliente e identificación de los productos entregados,
  • Fecha y hora de la transacción
  • Volumen o cantidad de productos

Cuando entre en vigor definitivamente la Ley contra el desperdicio alimentario, las empresas estarán obligadas a garantizar la trazabilidad de los productos donados mediante un sistema de registro de entrada y salida de estos. Y además, estarán obligadas a llegar a acuerdos o convenios con las entidades de iniciativa social que contengan al menos el siguiente contenido: 

  • Las condiciones de la recogida, transporte y almacenamiento de los productos.
  • Los compromisos de los agentes de la cadena.
  • La selección de los alimentos a donar por el agente donante.
  • La posibilidad de que la organización rechace la donación. Por lo que el agente donante tendrá que aplicar la jerarquía de prioridades a los productos rechazados.

5. Obtener el certificado de donaciones de alimentos

En España, el 35% del valor contable neto de los alimentos que se han donado se pueden declarar como exenciones del impuesto de sociedades, por lo que los donantes pueden deducir ese porcentaje del valor de los alimentos que se han donado del impuesto de sociedades sobre sus ingresos. 

Para tener derecho a estas deducciones, se debe acreditar la efectividad de las donaciones efectuadas con una certificación por parte de la asociación que cumpla con los requisitos del Artículo 24 de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de Régimen Fiscal de las Entidades sin Fines Lucrativos y de los Incentivos Fiscales al Mecenazgo.

6. Recopilar toda la información para presentar el informe no financiero

A finales de 2018 se aprobó la Ley Ley 11/2018 en materia de información no financiera y diversidad, trasposición de la Directiva Europea 2014/95. Actualmente, la ley obliga a las empresas con 250 trabajadores o más a informar de aspectos sociales y ambientales presentando el Estado de Información No Financiera (EINF). Este informe resume las políticas sobre responsabilidad social corporativa de la entidad y cuando se presenta, un experto independiente y un auditor de cuentas lo verifican. 

Realizar este informe suele ser un proceso muy farragoso para la empresa, especialmente si no se operan las donaciones de alimentos a través de un intermediario que te ayude a recopilar todos los datos de cada operación. 

¿Te ayudamos a recopilar todos los datos sobre las operaciones de donación de alimentos